viernes, 29 de mayo de 2015

Radagast - An Earthly Sacrament 2012



Con un comienzo muy evocador. Con la lluvia como telón de fondo, cual introducción a los secretos místicos de la vida. Un aire de salvajismo que se entrecruza con un desasosegamiento inherente. Se siente que la naturaleza mostrara su lado más crudo…

Así, sin casi darnos cuenta todo cambia. De la lluvia aletargada pasamos a la rapidez, la otra cara de la vida. El otro lado de la naturaleza impasible, la bestialidad, la fiereza, la vehemencia. La crueldad del ser natural. La violenta cara de la naturaleza expresada con armónica majestuosidad. Cuando el Black Metal habla, así debería de sonar la secreta voz de la naturaleza. Con rapidez, potencia, densidad, ferocidad, solidez, secretismo y optimismo y esperanza. Si el Black Metal pretende expresar lo que la naturaleza vive, debe de transmitir por sobre cualquier otra cosa, certidumbre, convicción y en última instancia, fe. Pero no una fe religiosa, sino que una confianza en sí mismo. En la vida humana diaria.

Con una lírica centrada en la trascendencia, en el poder de la naturaleza, en los eones de la vida, se impone una visión inmanente e inherente. Algo cercano que invita a vislumbrar aquello que diariamente ignoramos y que la rapidez del vivir nos hace pasar por alto. Creemos, obligados por la sociedad, que las cosas están ahí porque sí. No por una razón mayor y trascendente. Creemos, obligados por los poderosos, que la vida y la naturaleza no nos perteneces, sino que son de otros, de alguien que pudo “comprarla” hace varios años atrás. Creemos que nuestros pensamientos, deseos, sueños y más íntimos gustos no son nuestros sino que son influencias externas…basta de creer en mentiras, es el momento de creer en nosotros y de amar nuestras vidas más de lo que amamos lo material que nos rodea. Debemos de creer en una espiritualidad mayor, poderosa y eterna, que nos acompaña y que nos alimenta, que nos impulsa a vivir y a soñar, debemos de creer que somos más de lo que se nos ha dicho hasta el momento. Somos mucho más de lo que creemos. Somos parte de la divinidad, somos parte de la naturaleza, somos parte de la vida eterna, nosotros somos parte de la Deidad. La vida es una con nuestros espíritus. No menospreciemos ni desaprovechemos nuestras vidas creyendo las estupideces que nos dicen. Seamos seres luminosos.

Si un álbum hace que reflexiones sobre temas espirituales, esenciales, inmateriales, abstractos y mágicos, es que se trata de algo meritorio. Si un solo tema se vuelve una composición maravillosa y fantástica porque produce que nuestro pensamiento se active y razone sobre lo que el mundo entero no quiere que lo hagamos, debemos de tener ese álbum como parte de nuestra banda sonora diaria. Yo no obligo a nadie, simplemente comparto mis apreciaciones e impresiones de lo que la música acontece en mí. Del influjo que remece mi esencia, del poder que siente mi alma cuando se pone en contacto con cuestiones de trascendencia e importancia esencial.

Soy un agradecido de la vida, me ha dado mucho y aún persiste en esos favores. Yo le retribuyo con un respeto solemne y con un aprecio incalculable. Pues como se cuál es su valor, mi esfuerzo por saldar la deuda será eterno. Hemos de saber que cuando fallecemos estamos terminando de pagar los favores de la vida. En ese preciso momento ya no estamos endeudados con la vida y pasamos a ser una parte íntegra de su esencia secreta.

Lo bello de la vida es vivirla, experimentarla y disfrutarla. Aprender de la sabiduría mágica que encierra y valorar las cosas sencillas. Disfrutar con lo que más amamos y potenciar nuestros gustos y pasiones. Así podremos ser póstumos y felices.

Yo escribiendo y reflexionando sobre lo que más me gusta soy feliz. Compartiendo música consigo satisfacer un deseo de amistad espiritual. Verdaderamente siento que no estoy solo en el mundo, somos varios los que creemos en la naturaleza.

Queri@s amig@s, comparto un trabajo que espero no sea el último. Un esfuerzo compositivo único. El trabajo individual de Mark Tierney, quien interpreta todos los instrumentos y además está a cargo de la voz.

Comparto un álbum muy necesario. Del año 2012, An Earthly Sacrament de la agrupación estadounidense Radagast.

Un saludo caluroso, disfruten el disco y disfruten la vida. Hasta siempre.




  
Tracklist:


1. An Earthly Sacrament   22:51








No hay comentarios:

Publicar un comentario