lunes, 14 de noviembre de 2016

Departé - Failure, Subside 2016


De qué estamos hablando cuando hablamos de Post Black Metal. Qué música describimos, qué esencia definimos y a qué escena interpelamos. Los tiempos modernos (¿posmodernos?) han traído aparejados nuevos conceptos definitorios de ideas contemporáneas, las que difícilmente podrán ser descritas con los parámetros antiguos. El siglo XXI es un hervidero de miradas tan avasalladoras que necesita de conceptos igual de radicales y extraños, pues los elementos culturales de estos tiempos se escapan muchas veces de los razonamientos.

En música se da una constante: siempre hay alguien que vuelve a subir la vara. Siempre surge una nueva agrupación que va más allá y que redefine una escena. Siempre se presentan casos únicos y aventureros de ruptura, de radicalidad y de superabundancia, instancia que obliga a repensar lo circundante y a establecer una mirada renovada de lo que se desarrolla y crea. Las vanguardias se mueven como tal: inusitadamente y de forma libre. Muchas cosas se escapan del control humano, por más que seamos creadores, la tecnología y la reflexión van mucho más allá que la sociedad y que los parámetros establecidos por los estamentos. Nos hemos convertido en una sociedad retrógrada, en gran parte porque no hemos podido ir al ritmo que las tendencias marcan.

Los cuestionamientos sobre las definiciones se vuelven inmediatos: basta tomar como ejemplo el momento de surgimiento de la semiótica y de la revolución que causó esta nueva forma de interpretar lo circundante. Actualmente, los últimos 20 años han traído una lluvia conceptual que ha superado todo pronóstico y el limitado entendimiento humano. Nos ha hecho dudar de nuestras premisas y ha vuelto nuestro piso algo inestable, sin embargo, su riqueza es considerable. Las expresiones artísticas van mucho más allá de cualquier concepto: son intrincados, novedosos, superiores, únicos, revolucionarios, fuera de contexto y fuente de profundas reflexiones. Los tiempos y las artes no son los mismos, el lenguaje, por tanto, tampoco. Ha debido adecuarse y readecuarse a la portentosa impronta que traen aparejadas las diversas expresiones musicales. Da la impresión que el sonido es todo y el lenguaje nada; rezagado, busca abrirse paso gracias a interpretaciones novedosas, de modo de que las expresiones musicales no resulten tan extrañas. Luego, de qué hablamos cuando hablamos de Post Black Metal.

Definitivamente es una expresión posmoderna, que busca definir una muestra artística actual y novedosa: cuando el influjo del Black Metal ha sido superado, y se cree que es una mirada previa, y que lo actual viene a ser una continuación de reemplazo, y no siempre mejorada, de lo fundante. Reminiscencias, cualidad afines, construcción armónica, velocidad y brutalidad existen como semejanzas, pero, se presentan algunas innovaciones radicales: una lírica vanguardista y renovada, una puesta en escena diferente, personal y sin adornos extravagantes, con una marcada impronta espiritualista, hoy la música es algo en extremo complejo y sumamente rico, en texturas y con una carga interna inesperada.

Seguro que ninguno de los que toca Post Black Metal piensa siquiera que su expresión plástica es esa. Ellos solamente suenan, fluyen, dejan que las sensaciones emanen de diversas formas, sin nombres, solo “son”. Sin embargo, muchos de ellos comparten la base, la esencia formativa que los relaciona íntimamente con la definición. Muchos de ellos tienen como eje central de sus vidas a las bandas relevantes de la escena Black Metal primigenia. ¿Pero cabe hablar de Post Black Metal? Sí y no.

Sí, porque identifica un sonido propio, innovador y fuera de todo contexto. Único y que muchas veces no tiene marcos referenciales para relacionarlos. Esta suerte de independencia es la que permite hablar con autoridad de Post Black Metal.

No, porque solamente el que define sabe con certeza lo que se está definiendo, y en palabra de los definidos, ellos jamás pensarían en conceptos semejantes. La música es simplemente una expresión, y muy pocas veces una definición.

Haciendo eco de las definiciones, las respeto pues ayudan a entender, masificar y clasificar escenas y agrupaciones, comparto esta nueva pero potente agrupación australiana. DEPARTÉ. Un joven cuarteto formado el año 2012, con demo y un LP. Categorizados como Post Black Metal, su propuesta es renovada y fresca, con elementos propios de la esencia Black Metal, pero matizados con la innovación propia de nuestros tiempos. La reflexión permite desarrollar una idea que encierra cualidades propias, que suena distinta y que se entiende como única. Encierra toda una mirada novedosa y generacional.

Comparto el primer y único LP a la fecha de esta esperanzadora agrupación. Del mes de octubre de este año, “Failure, Subside”, de los australianos DEPARTÉ.

Un saludo caluroso, disfruten el disco y disfruten la vida. Hasta siempre.




Tracklist:


01. Seas of Glass   03:36
02. Ashes in Bloom   09:19
03. Wither   10:08
04. Grief Echoes (Golden Scars)   07:48
05. Mara's Choir   01:47
06. Vessel   06:48
07. Ruin   11:11








No hay comentarios:

Publicar un comentario