lunes, 15 de mayo de 2017

Falls of Rauros - Vigilance Perennial 2017


Algunas agrupaciones rompen los esquemas, marcan la pauta y renuevan las ideas de una generación completa. Puede que por algunos sea considerado más de lo mismo, que se escuchen y se sientan semejanzas con otras bandas, pero, sin duda alguna, el influjo es real, la relevancia existe y el aporte es innegable.

Actualmente la música en general transita por devenires determinantes: el mundo actual premia lo rápido, de consumo y desecho fácil; mientras menos complejidad y reflexión, mientras más superficialidad más fácil de digerir, de vender, de comprar y de “valorar”. Estamos viviendo tiempos de neoliberalismo y de consumo esencial, donde se consume por consumir, porque nuestros cuerpos y mentes se encuentran sometidos al negocio diario de comprar y vender, donde ya no vemos rostros ni espíritus, nos relacionamos a través de cifras, de números, de ofertas y de tarjetas comerciales.

En el mundo de la música sucede algo bastante semejante: la lírica es acomodaticia a las chances de vender, son pocos los que quieren profundizar con reflexiones y priorizan letras fáciles, rápidas, repetitivas y comerciales. Ejemplos en el mundo entero hay de sobra: pero es así cómo se mueven las escenas en nuestros años.

Siempre, sin embargo, se presentan ejemplos de espíritus que buscan ir más allá, en la disciplina que sea y en la escena musical que sea. Se trata de individuos o de colectivos que sabiendo que la expresión espiritual es todo en la vida experimentan con sonidos o con reflexiones que buscan articular una complejidad mucho más profunda, que intentan develar grandes misterios humanos o indagar en dilemas existenciales de la humanidad; ellos, deseosos de generar caos en el orden actual, abrazan lo renovado, lo irreverente y lo violento. Se sumergen en ambientes luminosos, oscuros, solitarios, multitudinarios, reflexivos, ilógicos, naturales y salvajes.

Estos exponentes, de distintas edades, son lo que podemos considerar y entender como la renovación de una idea, como el fortalecimiento de una escena y como la entelequia de un mundo nuevo.

FALLS OF RAUROS calza perfectamente en esta nueva mirada. Con menos de 10 años de vida, han construido una carrera musical ligada a sus verdades, a sus creencias, a sus mitos y a sus dioses; valoran la comunidad y la cultura de su zona, se manejan con cuidado en el mundo comercial actual y sacan provecho de las posibilidades que este entrega. Son honestos con ellos mismos, con sus cercanos, con la vida y con la esencia del mundo. Saben que la vida es una sola, y que como tal debe valorarse y vivirse acorde a parámetros riguroso y naturales; todo tiene un sentido máximo en la vida, ellos los saben, razón suficiente para construir álbumes con contenido, con vida propia, con razón de ser y que no son “un disco más en la historia de la música”.

Muchos en el mundo ya se han familiarizado con su propuesta, incluso yo sentí el rostro de la naturaleza y el abismo al enfrentarme a sus trabajos. Tuve la honorable posibilidad de entrevistarlos hace unas semanas, momento en suma destacado para esta página.

Hoy cumplo con una deuda. El más reciente trabajo de la banda: del mes de marzo del año 2017, el más reciente trabajo de FALLS OF RAUROS, “Vigilance Perennial”.

Disfruten el disco y disfruten la vida. Hasta siempre.




Tracklist:


01. White Granite   10:11
02. Labyrinth Unfolding Echoes   09:30
03. Warm Quiet Centuries of Rains   02:17
04. Arrow & Kiln   12:02
05. Impermanence Streakt Through Marble   10:17








No hay comentarios:

Publicar un comentario