martes, 25 de septiembre de 2018

Wang Wen - Invisible City 2018 (Full Stream)


Un nuevo día una nueva colaboración. Debo reconocer que si bien algunos de los álbumes que publicaré en las presentaciones venideras se alejan de la premisa que da vida a esta página (aunque tengo claro que la vida no es solo metal) me satisface y regocija la relación que espero construir y solidificar con el sello PELAGIC RECORDS.

Hoy, siguiendo esta reflexión, publicaré de forma exclusiva un adelanto del próximo lanzamiento de la banda china de Post Rock WANG WEN. “Invisible City” lleva por nombre el álbum que bajo el sello PELAGIC RECORDS verá la luz el 29 de septiembre.

El Post Rock es uno de los movimientos que con más fuerza se ha propagado en los últimos 20 años, conformando una escena heterogénea, muy bien conectada y, que a pesar de tener una base bastante coherente, ha podido producir agrupaciones que difieren en la propuesta final que entregan. Son muchos los nombres que podrían agruparse para ejemplificar estas vicisitudes musicales, pero aquellos relacionados con la sonoridad Post Rock tendrán sus gustos bien marcados y definidos. Igual yo, disfruto intensa e íntimamente de varias potentes agrupaciones que si bien no es Metal, cumplen el rol de ser un bálsamo y un nutriente de calidad.

WANG WEN presenta su décimo trabajo de estudio, siendo un esfuerzo convincente, contemplativo, con potencia y estrecha relación con una idea ligada a la sonoridad Post Rock, instrumentalizando sus composiciones, incluyendo algunos bronces y teclados, los que complementan el todo. Tiene cierta sensación fría y distante, aunque el grueso de sus canciones son cálidas y agradables. No encontraremos desafíos ni riesgos en el álbum, WANG WEN sabe lo que quiere y lo presenta con talento y plasticidad.




El Post Rock en general se esfuerza en construir ambientes, escenografías y lugares pictóricos donde la música sirve como una base a la imaginación, convirtiéndose no solo en un álbum sino que en un film, un largometraje musical que no siempre encuentra su final en el mismo disco, pues es la reflexión posterior del auditor lo que le da solidez y realidad fuera de la música a el trabajo del artista: el Post Rock es una construcción conjunta entre muchos exponentes y no solo una responsabilidad unitaria. WANG WEN evidencia esta característica, más aún entregando una placa instrumental.

Ocho canciones en poco más de 54 minutos resultan ser la muestra perfecta de lo que es la vida de una agrupación que se apresta a cumplir los 20 años de carrera musical. Destacar la colaboración del artista visual chino Cen Jun, quien fue el encargado de realizar el arte de tapa del disco, el que refleja cabalmente el ambiente frío que el álbum expresa. Diez días de trabajo para construir una placa que permanecerá por años en el inconsciente de sus seguidores.





Amig@s, un adelanto de lo que veremos en unos días más. Un saludo caluroso. Espero disfruten de esta entrega. Hasta siempre.






lunes, 17 de septiembre de 2018

Set and Setting - Wandering Tribulations 2018

Los pasos que damos en nuestras vidas pueden llegar a convertirse en determinantes toda vez que nos guíen a los lugares que hemos buscado durante años. Ahí, en ese momento único y mágico, somos los responsables de dar ese paso final que completará una vida de esfuerzos y sacrificios.

Pero, lo que es perjudicial, es cuando desestimamos aquella ruta, minimizando aquello realizado y considerando que “cualquiera puede hacerlo”, cuestión completamente falsa y carente de sentido con la realidad. He podido constatar en primera persona que todo lo que hacemos con dedicación, profesionalismo, pasión y amor tiene como fin último la calidad. Si después de esto no creemos que sí somos capaces, hay que ir al psicólogo.

Hoy, fruto del esfuerzo y de no desistir frente a lo que me mueve en la vida, puedo hacer público uno de los más recientes logros de esta página. Un paso tan importante que podría ser considerado como crucial de cara del futuro profesional que pudiera establecerse en el plano periodístico.

PELAGIC RECORDS es un sello alemán, cercano a la agrupación THE OCEAN, que se caracteriza por publicar los trabajos de algunas agrupaciones que innovan y renuevan la escena del metal extremo y de los sonidos alternativos. La base de su trabajo es “si desafía, altera, renueva y trastoca lo previo, bien vale ser editado”.

Yo concuerdo plenamente con esta mirada del trabajo de creación musical y soy un convencido de que mientras más desafiante e innovador es mejor para todos. Es por esto que recibí con extrema alegría y satisfacción la propuesta de ser “el” lugar en Sudamérica que presentará y masificará las producciones del sello PELAGIC. Muy en lo profundo, fue muy difícil pensar siquiera en decir que no frente a semejante posibilidad. Agradezco la oportunidad y espero que podamos mantener en el tiempo el trabajo mancomunado.

Así hoy publico, de forma exclusiva para toda Sudamérica, una canción de adelanto de lo que será el próximo trabajo de la agrupación estadounidense SET AND SETTING. El nombre del tema es “...Wandering Tribulation”, correspondiente a su próximo álbum Tabula Rasa, el que estará disponible a través de Pelagic Records desde el 12 de Octubre.





Se trata de una banda que sigue la línea de lo hecho por PELICAN, OMEGA MASSIF, WINDMILLS BY THE OCEAN y KENOMA, solo por nombrar a algunas de las agrupaciones que se han destacado en el lado instrumental del Sludge o de la escena Rock con elementos de Metal sumado a influjos Drone o del Ambient.

Es una banda joven, con no más de 5 años de trabajo y con tres LPs editados, pero su propuesta es potente, con un sonido acabado y con una impronta que permite evidenciar una línea clara en la proposición. Recomendados.

Personalmente la colaboración con PELAGIC RECORDS espero que se mantenga en el tiempo, es un honor poder ser el único medio de difusión en Sudamérica para tan significativo sello. Agradezco la confianza.





Amig@s, el video promocional de SET AND SETTING y algunos links de contacto.

Un saludo caluroso, disfruten la canción, compartan y comenten. Hasta siempre.





"This is the second movement of a long song but felt it stood alone as its own track. Starts and ends with a Gilmour worship guitar solo, which we’ve never really done before and shows a quieter side of the album."




lunes, 10 de septiembre de 2018

¿Metalero o rockero? por Luis Casanova


Esperando que esta sea la primera de una larga relación colaborativa con la página, solo falta que la motivación se apodere del espíritu de mí querido amigo y colega Luis Casanova, tengo el agrado de compartir una columna que reflexiona sobre la relación histórica que podría establecerse entre el Rock & Roll y el Metal.

Le agradezco el tiempo, la seriedad y la profundidad (de seguro se inspiró con lo más blanco de sus días) para estructurar una idea clara y personal sobre cómo podría entenderse la escena actual de la música.

Deseándole lo mejor para el futuro, y recordándole que tiene las puertas abiertas para nuevos escritos, comparto una nueva forma de publicación.

Un saludo caluroso a Lucho Casanova, lean, disfruten, comenten y compartan. Hasta siempre.





¿Metalero o rockero?





Hay personas que no entienden de qué se trata el rock. Por lo mismo, detestan las guitarras, no soportan los solos de batería y creen que el metal es un ruido infernal proveniente de las mismas brazas de “Don Sata”.

Para ellos los rockeros somos “chicos malos” que nos vestimos de negro porque no nos gusta el color y no tenemos sentimientos, al punto de que soportamos el dolor sin siquiera fruncir el ceño y de puro gusto comparamos a Bon Jovi con Maluma, a sabiendas del daño que le provoca esto a las devotas fans del cantante de New Jersey.

Más allá de las caricaturas y del símbolo de los cachos que hasta los más ñoños ponen en sus manos cuando les sacan fotos, lo cierto es que ser rockero es mucho más que poner la música fuerte, dejarse el pelo largo, la barba grasosa o emborracharse hasta apagar tele.

El rock and roll que escuchaban nuestros abuelos lograba darles movimiento a las rocas y a las piedras, sacudir los oídos y hacer bailar y estremecerse hasta al más parco y aburrido ser humano.

Para algunos cultores de los años 70, cuando el rock and roll perdió el roll y solo se quedó en rock, ese fue el comienzo del fin de la música popular. Ni siquiera la muerte de Elvis, la separación de Los Beatles o el Sida que llevó a la tumba a Freddy Mercury. No. Todo comenzó a pudrirse, según los más puristas, cuando el rock se quedó huérfano de roll y tuvo que comenzar a buscar otras denominaciones para no morir de inanición: progresivo, sinfónico, hard rock, punk, glam, grunge, metal. Y de ahí a la eternidad con las mil y una subdivisiones que hay.

Por lo tanto, el espíritu del rock and roll, aun estando fenecido, permanece por sobre todos los géneros y subgéneros que el planeta ha conocido, incluso lo que se tilda como pop, que en la década del 60 equivalía a lo que se estaba escuchando y lo que le gustaba al simple ciudadano de a pie, pero que hoy es sinónimo de basura comercial, sintetizadores, reguetón y malos cantantes apoyados en la tecnología.

¿Cómo calza con todo esto el metal y su prefijo heavy? De partida, o te gusta o no te gusta. No hay medias tintas. Sus seguidores aman la potencia de los riffs, la identidad que conlleva y como ha sabido perdurar en el tiempo. No es moda, dicen, y a pesar de que los que no lo conocen no saben captar la diferencia entre los distintos tipos de metal, a la larga, cada composición mezcla armonías delicadas con trozos de furia proveniente de las cuerdas y los tambores.

A lo mejor Elvis no alcanzó a entender de qué se trataba esto. De hecho, le llamaba la atención el estilo de Alice Cooper, lo más pesado de esa época, y la serie de TV Vinyl -de HBO- narró que estuvo muy cerca de renovar su estilo con una banda de punk.

Elvis rompió con todo y fue el catalizador de los distintos movimientos del rock and roll de los 40, 50 y 60 y su figura es la que define ser rockanrolero o rockero a secas. Por ahí el metal tiene una aproximación con el rey. No solo la vestimenta de cuero, el maquillaje y la imagen de chico malo que agarra a calugazos a todas las mujeres. Son las mismas ganas de romper con todo y causar una revolución durante tres minutos y medio.

Elvis nunca supo que estaba encubando un pequeño metalero dentro de él. Por lo mismo, quienes se definen como metaleros y se dedican a ningunear a los demás por sus gustos alejados del ruido, tengan en consideración que llevan mucho rock and roll y pop sobre sus venas.

¿Rockero o metalero? Piénsalo dos veces antes de contestar.